Fractalidad: un millón de Amigos

Surgen del silencio mensajes manifiestos de Amor, de presencia, de aquí estamos!

Mi padre deseaba un millón de amigos. Mucho antes de que se publicara la famosa canción de Roberto Carlos comentaba su deseo de contar precisamente con ese tipo de riqueza..

mi padre

Recientemente yo tarareaba la canción del millón de amigos, y mi madre recibía un whatsapp sorpresa con otra bellísima de amor, italiana, “Al di la” de Emilio Pericoli, que le solía cantar él.

Me escribió un viejo y desaparecido amigo desde Colombia recordándome aquellos días de adolescensia en que estuvo enamorado de mi bellísima hermana!..

mi hermana y sobrino

Ambos, mi padre y mi hermana, han trascendido esta dimensión, por ello comparto esta breve historia de cómo la Vida y la Muerte, nos hablan constantemente mediante símbolos con un objetivo claro y contundente, ayudarnos a retornar a la confianza y encontrar nuestro camino.

Si estamos atentos escucharemos la sincronía de eventos que suceden y que juntos vamos re-creando.

Hoy contemplo incertidumbre, inconformismo, dudas: procesos que estamos viviendo y que aún no comprendemos del todo porque vemos solo una parte, que a la vez, hace parte de otro proceso mucho mayor. Fractalidad.

Me encanta conversar, escuchar y estar atento para encontrar la puerta del corazón que todos tenemos y que permite ver el alma de los demás a través de sus ojos sin máscaras, sin barreras de seguridad que muchas veces levantamos a nuestro alrededor por inseguridad, miedos.

Descubrir que en la vulnerabilidad reside tanta belleza es abrise a la Vida.

Muchos creemos que no contamos con un talento especial, algo que nos diferencie y que aporte valor sin darnos cuenta de que eso que buscamos reside sobradamente en nuestro interior. La fuerza del amor que se despierta permaneciendo frágiles: humanos y divinos de la tierra.

Mutando, transformando realidad.

Tote

2 comentarios en “Fractalidad: un millón de Amigos

  • Hola Tote,
    Precioso artículo. Tod@s tenemos talentos especiales. Creo que cuando dejamos de buscar somos más conscientes de que siempre han estado ahí … y además se potencian con el paso del tiempo. Si lo gestionamos con el corazón.
    Vivimos tiempos que como bien dices no terminamos de comprender. Tengo la sensación de que llevo 200 años en esta vida aquí en la Tierra y acabo de cumplir 50. Y en muchos aspectos de mi ser tengo la misma energía de cuando tenía 30 … Afortunadamente, entre subidas y bajadas hay una cosa que intento mantener siempre … la alegría e inocencia en mi corazón. La libertad y el acompañamiento entre todos nosotros creo que es lo que puede trascender la densidad. Lo estoy intentando y eso me llena de satisfacción. Gracias por tu labor Tote,
    Abrazo grande,
    Belén

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *